Media Contact

Hanna Johnson, ACLU, hjohnson@aclu.org, 650-464-1698
Sirine Shebaya, NIPNLG, sshebaya@nipnlg.org, 202-656-4788
Sheena Pegarido, CAIR, media@caircoalition.org, 202-559-4431

March 24, 2020

CONTACTO: Neydin Milián, 443-707-5144, benavides@aclu-md.org 

BALTIMORE — El Proyecto Nacional de Inmigración del Gremio Nacional de Abogados (NIPNLG), la Coalición de Derechos de los Inmigrantes del Área Capital (CAIR), la Unión Americana de Libertades Civiles y la ACLU de Maryland demandaron hoy el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE) en nombre de los inmigrantes detenidos en el Centro de Detención del Condado de Worcester y el Centro de Detención del Condado de Howard en Maryland. Las organizaciones buscan la liberación de las personas que están en detención civil y tienen más riesgo de enfermedad grave o muerte en caso de infección por COVID-19 debido a la edad o condición médica.

COVID-19 es una pandemia mundial, y expertos de salud pública han advertido en muchas ocasiones que las personas detenidas en centros de detención de inmigrantes corren un riesgo particularmente alto debido a condiciones a menudo superpobladas e insalubres. La presentación de hoy incluye una declaración del Dr. Ranit Mishori, quien habla del riesgo de salud pública para nuestros demandantes. Los resultados de este caso podrían crear un precedente nacional para liberar a las personas, que tienen más riesgo de contraer COVID-19 debido a la edad y/o condición médica, en todos los centros de detención de inmigrantes. 

Sirine Shebaya, directora ejecutiva de NIPNLG, emitió la siguiente declaración: 

“La innecesaria detención de inmigrantes de ICE siempre ha sido cruel y excesiva, pero hoy también pone en peligro sus vidas. El gobierno está consciente del riesgo y, sin embargo, se ha negado a liberar a las personas detenidas, a pesar del consenso virtual entre los expertos en salud pública, incluidos los que trabajan para el Departamento de Seguridad Nacional, de que la liberación es necesaria en las circunstancias actuales. Mantener a las personas, que tienen más riesgo, detenidas en estas circunstancias es nada menos que una sentencia de muerte”.

Adina Appelbaum, directora del programa del Laboratorio de Impacto de Inmigración en la Coalición CAIR, emitió la siguiente declaración:

Para las personas que están detenidas y tienen más riesgo de contraer COVID-19, la libertad es una cuestión de vida o muerte. La detención durante una epidemia que amenaza las vidas de personas viola el derecho constitucional básico de nuestros clientes a estar libres de condiciones punitivas de confinamiento. Estas personas que son médicamente vulnerables necesitan ser liberadas al refugio y la seguridad de sus familias en Maryland, en este momento, antes de que sea demasiado tarde”.

Eunice Cho, abogada principal del Proyecto Nacional de la Prisión de la ACLU, emitió la siguiente declaración:

"Estamos presentando demandas como este en todo el país y haciendo un esfuerzo urgente para salvar las vidas de los inmigrantes que son más vulnerables a este virus. Los funcionarios de ICE ya han comenzado a dar positivo por COVID-19. Los funcionarios de salud pública siguen aconsejando que los centros de detención, así como las cárceles, prisiones y otras instalaciones similares, deben reducir drásticamente su población y densidad para la seguridad de las personas detenidas, el personal que trabaja en estas instalaciones y las comunidades en las que viven. ICE tendrá la responsabilidad última de una tragedia humanitaria si no actúa ahora”.

Este caso se basa en un caso que la ACLU presentó la semana pasada en el estado de Washington. Los oficiales de ICE ya han dado positivo por coronavirus en centros de detención en Nueva Jersey y Texas. El Centro de Detención del Condado de Worcester en Maryland está actualmente en cuarentena debido a la exposición a COVID-19. Los expertos en salud pública dicen que se trata de cuándo habrá un brote del virus en los centros de detención, no si habrá un brote.

Este comunicado de prensa está en línea, aquí.
La queja está en línea, aquí.
La declaración del Dr. Mishori está en línea, aquí.