“Quiero que ICE deje de engañar a la gente."

mytubethumb play
%3Ciframe%20allow%3D%22accelerometer%3B%20autoplay%3B%20encrypted-media%3B%20gyroscope%3B%20picture-in-picture%22%20allowfullscreen%3D%22%22%20frameborder%3D%220%22%20height%3D%22315%22%20src%3D%22https%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fembed%2FwJCWgtjy-XA%3Fautoplay%3D1%26version%3D3%26playsinline%3D1%22%20width%3D%22560%22%3E%3C%2Fiframe%3E
Privacy statement. This embed will serve content from youtube.com.
por la familia Sanchez
 
Elmer Sanchez es de Honduras y vive con su esposa estadounidense, Alyse Sanchez, y sus dos niños pequeños, de 2 y 3 años de edad, en Maryland. Su familia es una de las muchas que están desafiando una cruel práctica de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) que engaña a inmigrantes que vienen a citas requeridas como parte del proceso para obtener una tarjeta verde y los detiene para ser deportados.
 
Alyse: “Él ha sido la persona más importante en mi vida. Él ha estado aquí por cada parte importante de mi vida. Elmer ha sido mi vida desde que lo conocí.”
 
Elmer fue arrestado por ICE cuando él y su esposa llegaron a Baltimore para una entrevista de matrimonio — una parte necesaria del proceso de exención en “los estados unidos”, un proceso de inmigración que permite a inmigrantes como Elmer a obtener una tarjeta verde.
 
Alyse: “La entrevista salió bien. Respondimos a todas las preguntas. Era muy simple.”
 
Elmer estuvo detenido durante un total de seis semanas y tres días.
 
Alyse: “El entrevistador dijo, ‘Okay, voy a seguir adelante y aprobar su caso. Alyse, solo necesito que vayas a esperar en la sala de espera. Elmer, el abogado y los traductores se quedarán aquí.’”
 
La experiencia penosa de Elmer comenzó en el Centro de Detención del Condado de Frederick, donde estuvo detenido durante cinco semanas.
 
Alyse: “Me llevaron a la sala de espera y estaba muy emocionada porque él lo aprobó. Estaba hablando por teléfono con una de mis mejores amigas de escuela. Yo dije, '¡Fuimos aprobados!’” 
 
Durante cinco días en el Centro de Detención de Frederick, Elmer fue mantenido en confinamiento solitario.
 
Alyse: “El abogado salió por detrás de mí. Tenía los ojos rojísimos y me llevó al pasillo. Tenía al traductor allí con las cosas de Elmer y me dijo, "Lo siento mucho, pero lo detuvieron pa’ deportarlo.’”
 
Después de una semana en el Centro de Detención de Frederick, Elmer podía tener visitantes, pero solo podía oír la voz estática de su esposa a través de un teléfono que apenas funcionaba y ver a sus hijos pequeños a través de una pared de vidrio transparente.
 
Alyse: “Me eché a llorar. Le dije, '¿Puedo decirle adiós? ¿Puedo verlo?' Y ella dijo: "No, no lo permiten.'”
 
Elmer fue trasladado a la Prisión del Condado de York en Pensilvania durante tres días. No más visitas con sus hijos.
 

“Me entregaron sus cosas y me mandaron afuera, por la puerta. Sola. Llorando. Caminando a mi carro sola. Lloré mucho ese día.”

Alyse: “Me entregaron sus cosas y me mandaron afuera, por la puerta. Sola. Llorando. Caminando a mi carro sola. Lloré mucho ese día.”
 
Elmer fue trasladado a otro centro de detención, esta vez uno que fue súper sobrepoblado en el sur – Alexandria Staging Facility en Luisiana. Ahí, su vida se hizo aún peor.
 
Elmer: “Cuando él me llego a arrestar, me sentí muy horrible por que me puso tres cadenas — en los tobillos, las manos y la cintura. Me enseraron solo en una cárcel muy pequeña por cinco días. Llamaban a este lugar ‘el castigo’."
 
Alyse: “No oí nada de él. No pudimos comunicarnos durante casi una semana.”
 
Elmer: “No dejaba de preguntar si podía bañarme, pero ninguno de security me dejaba. Me pasaron comida por un pequeño hoyo. Solo comías y te costabas a dormir. Solo comía y dormía. A veces la policía o security te quitaba la comida y lo votaran en la basara. Ya no aguantaba.”
 
Alyse: “Cuando el niño de tres años pregunta por papá, solo decimos, ' Oh, papá no está aquí. Papá está en el trabajo. Hablaremos con papá pronto.’”
 
Elmer: La luz siempre aprendida. El aire siempre helado. Muy frio. Se siente como si estuvieras afuera, como si fuera invierno.
 
“Mira, ellos te dan muy poca comida y es muy mala comida. Siempre es un pedazo de apio, tres pequeños zanahorias y pan. si usted huele el pan esta malo. El cereal siempre esta duro por que lo dejan abierto. La leche no sirve. Vez como un queso bajo de la botella. Siempre tienes que aprobar lo despacito por que si te lo tomes en un solo, te enferma el estomago.
 
“A mi no me aguantaba el estomago. 
 

"Eso es la guerra piscología de ICE allá. La mala comida, la luz, el aire condicionada helado y la gente de ICE que te tratan mal."

“Es como una guerra piscología que te ponen para que tu firma tu deportación tu solo. Para que tu digas mándame por que no la puedes aguantar. Eso es la guerra piscología de ICE allá. La mala comida, la luz, el aire condicionada helado y la gente de ICE que te tratan mal. Y ellos mismos saben que tu no puedes durar allá por mucho tiempo.”
 
Alyse: “Mi mamá me dijo, que cada día mi hijo de tres años preguntaría, '¿Puedo hablar con papá? ¿Dónde está papá? ¿Puede mi papá decirme buenas noches?’”
 
Elmer: “Pero yo entiendo que eso es el propósito de ICE, a desesperar a la gente, por que yo no soportada. Yo a los once días no sentía nada de fuerza. Cuando el hombre me dijo que estaba el avión, le di gracias a dios porque yo no aguantaba.” 
 
Alyse: “Ambos niños lloran por las noches por él. Parecen estar demasiado preocupados.”
 
Elmer: “Ellos me dijeron, si no firmas la deportación, tienes que ponor una guía. Si no la pones, tenemos cuatro security, te van a agarran de las patas y manos y te van a abrir la mano y te van a forzar a ponor la guía. 
 
“La ración por que yo no firme fue por que no voy a dejar botado a mis hijos o mi esposa. Todo lo que tengo acá es ella y ellos. Aquí es mi familia.”
 
Alyse: “Cuando llegué a verlo por primera vez, estaba llorando porque no sabia que iba a estar detrás de una pared de vidrio.”
 
Elmer: “No tengo nada allá en mi país. Ha vivido aquí por 13 anos. Mi mama murió casi un día antes de que me caí preso. Entonces, solo tengo mis hijos.”
 
Alyse: “Los chicos lo vieron un rato mientras estaba detrás del vidrio. Y los niños no podían entender por qué no podían venir alrededor de la pared y abrazarlo. Yo pregunte, ‘¿Por qué está detrás de vidrio como un asesino?’ No podemos abrazarlo. Es casi lo mismo que si no estuviera allí.”
 
Elmer: “Yo quiero mucho a mi esposa y mis hijos. Pero lo que más me da miedo es dejar mis niños solo por que ellos no tienen culpa. Eso es lo más feo de todo esto. Por una política de un gobernó, está destruyendo muchos hogares. Nadie quiere dejar sus hijos. Eso es el trauma que se quede con una persona. Que te separan de su familia. Eso es el trauma que siempre va a quedar conmigo.”
 
La ACLU y Venable LLP presentaron una orden de restricción temporal para evitar la deportación de Elmer y pudieron hacer que lo liberaran de la custodia del ICE el 19 de junio. Elmer se reunió con su familia ese mismo día.
 
Alyse: “Cuando los niños vieron a Elmer por primera vez el otro día, sus caras se iluminaron. Mi hijo de tres años estaba temblando y gritando: ‘¡Papi, Papi, Papi!’ Estaba casi llorando las palabras. Estaba tan emocionado.”
 
Tan feliz como el día de la reunión fue para la familia, tristemente, el trauma de estar detenido sigue con Elmer.
 
Elmer: “Me siento diferente — poco raro. Me siento triste por que no es solo mi caso. A dentro, mucha gente esta pasando por el mismo.
Aunque uno quiere ser fuerte y decir voy a olvidar de eso, no te puedes olvidar tan fácil, por que es como miedo psicológico que te meten.
Tengo mucho medio dentro de mi apartamento. Tengo los niños en el cuatro jugando con el televisor bajo y silencio en la sala por que quiero escuchar quien pase, lo que esta pasando en la puerta afuera. Eso es el temor que me siento.”
 

“Quiero que ICE deje de engañar a la gente."

Alyse: “Quiero que ICE deje de engañar a la gente. Fuimos a nuestra entrevista. Hemos pasado años tratando de llegar a este punto, solo pa’ que nos quiten todo.”
 
Elmer: “ICE debe trabajar con la justicia, no el odio o racismo. Ellos no hacen esto a inmigrantes blancos.”
 
Alyse: “Hemos estado haciendo todo juntos y es tan doloroso estar separados.”
 
Elmer: “ICE ahora no le importa nada — a nadie. Quiere limpiar este país de la gente de nosotros.”
 
Alyse: “Quiero que la gente sepa que nuestra familia es como cualquier otra familia. Somos una familia trabajadora. Nos queremos.”
 
Elmer: “Tratan a los inmigrantes justo. Merecen una oportunidad.”
 
Lea más sobre el caso de "anzuelo y engaño" de ICE aquí.

 

Stay informed

ACLU of Maryland is part of a network of affiliates

Learn more about ACLU National