Media Contact

Meredith Curtis Goode, media@aclu-md.org or 443-310-9946

Gregg Kelley, gregg_kelley@washlaw.org or 202-319-1070

Issara Baumann, issara.baumann@arnoldporter.com or 202.942.6682

December 12, 2018

COMUNICADO DE MEDIOS

Oficiales de color de Prince George presentan una demanda federal que desafía la amplia discriminación racial y represalias del PGPD

 
Para su publicación inmediata: Diciembre 12, 2018

Contacto: Meredith Curtis Goode, media@aclu-md.org o 443-310-9946
Gregg Kelley, gregg_kelley@washlaw.org o 202-319-1070
Issara Baumann, issara.baumann@arnoldporter.com o 202.942.6682    

GREENBELT, MD - Después de años de ser forzados a soportar un ambiente laboral impregnado de discriminación racial y represalias que también contaminan las relaciones entre la policía y la comunidad, 13 oficiales de color del Departamento de Policía de Prince George (PGPD), junto con la Hispanic National Law Enforcement Association y la United Black Police Officers Association, presentaron una demanda en un tribunal federal en Greenbelt desafiando el patrón y las prácticas de conducta inconstitucionales del PGPD. Su demanda, presentada con el apoyo del Comité de Abogados de Washington por los Derechos Humanos y Asuntos Urbanos (WLC), la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Maryland, y Arnold & Porter, solicita al tribunal que concluya que estas políticas y prácticas del PGPD son ilegales, que exija reformas integrales, y que brinde justicia a los oficiales y miembros de la comunidad que han experimentado este atroz maltrato.  

"Tenía grandes expectativas cuando ingresé al departamento, pero muy temprano en mi carrera tuve la experiencia de MeToo. Fui acosada sexualmente por mi oficial de Entrenamiento de Campo de raza blanca", afirmó Sonya Lancaster, miembro de la United Black Police Officers Association. “Mi queja fue sostenida, pero fue entonces cuando comenzaron las represalias contra mí. Me han atacado, me han disparado, he tomado represalias y he sido rechazada porque he hablado en contra del mal manejo de las investigaciones internas y el trato parcial contra las personas que presentaron denuncias en contra de oficiales blancos. Alcé mi voz cuando vi a afroamericanos despedidos y disciplinados sin una causa justa, mientras que los oficiales blancos que se involucraban en una mala conducta real eran ascendidos de rango una y otra vez. "Hice un juramento de servir a mi comunidad, y no para ser parte del departamento de policía en sus malas acciones".

La discriminación y las represalias dentro del Departamento de Policía del Condado de Prince George son arraigadas y sistémicas. Este duradero fracaso de liderazgo en el PGPD ha empeorado bajo el Jefe de Policía Henry Stawinski, permitiendo el dominio de los funcionarios blancos, fomentando la conducta racista y las represalias contra los oficiales y miembros de la comunidad de color, y socavando la efectividad del departamento para servir a una comunidad cuyos residentes son 80 por ciento negros y latinos. Estos problemas llevan instaurados largo tiempo y forman parte de la cultura del PGPD. A pesar de haber sido advertido de prácticas discriminatorias, el Jefe Stawinski ha fomentado un entorno donde se permite que una conducta racista que es inaceptable en la sociedad actual, persista y prospere. Los oficiales blancos son exculpados por su mala conducta contra la comunidad, mientras que los oficiales de color enfrentan serias consecuencias mediante represalias por tomar una postura en contra del abuso.  Esta cultura racista y corrosiva ha erosionado aún más la confianza pública en la policía y ha socavado la seguridad pública en el Condado de Prince George.

"Hasta el día de hoy, la administración actual ha continuado tomando represalias contra quienes plantean inquietudes al disuadir a los reclamantes, organizar transferencias no deseadas y enviar un mensaje claro a toda la agencia de que esto es lo que sucede cuando surgen inquietudes de sesgo racial e inequidad", dijo Joe Pérez, presidente de la Hispanic National Law Enforcement Officers Association. “En los últimos tres años, el departamento de policía ha perdido la capacidad de investigar de manera justa e imparcial y proteger íntegramente a la comunidad.  Nuestra esperanza es que este litigio, junto con la queja al Departamento de Justicia, provoque un cambio positivo muy necesario”.

"Parece que los líderes de la policía blanca en Prince George dicen: ¿qué puedo hacer para romperte? ¿o para tenderte una trampa y hacer que te expulsen del departamento? Decidimos crear la United Black Police Officers Association porque nuestros miembros no recibían un trato justo", dijo Thomas Boone, presidente de la United Black Police Officers Association. "Pero la demanda que presentamos hoy no se trata solo de oficiales. Abarca a la comunidad también. Cuando los ciudadanos presentan quejas, deben ser investigadas con equidad, tratadas de manera justa y deben tomarse medidas disciplinarias apropiadas. "Hacemos un llamado al Departamento de Policía de Prince George para que promulgue políticas y procedimientos justos; y creemos que se necesita un cambio inmediato en el liderazgo del departamento".

Los oficiales afirman que el PGPD debería centrarse en reformarse de manera proactiva para poner fin a las prácticas policiales y anticonstitucionales con sesgo racial.  Esa reforma se ve socavada cuando los oficiales que hablan sobre actitudes y acciones racistas dentro de la fuerza policial, experimentan represalias en lugar de acciones positivas. Las reformas solicitadas a través de la demanda incluyen: 1) la mejora de las políticas que prohíben la discriminación racial, el acoso y las represalias, 2) la designación de un monitor independiente para supervisar las reformas, y 3) la disciplina apropiada impuesta contra los oficiales que participan en acciones discriminatorias.

"Debe haber justicia para los oficiales de color que hacen sonar las prácticas policiales racistas que violan los derechos de los residentes raza negra y marrón que a menudo son objeto de una excesiva vigilancia policial y brutalidad", dijo Dana Vickers Shelley, Directora Ejecutiva de la ACLU de Maryland. “Cualquier departamento de policía que fomente una cultura de acoso racial y represalias contra oficiales de color en sus filas no puede esperar ganarse la confianza de la comunidad necesaria para lograr una mejor seguridad pública. Los oficiales que hablan en contra de la mala conducta y el racismo deben ser elogiados, en vez de castigados".  

 “Pedimos a los oficiales que sirvan a sus comunidades con justicia y sin prejuicios. Tienen derecho a lo mismo en el lugar de trabajo”, dijo Jonathan M. Smith, director ejecutivo del Comité de Abogados de Washington por los Derechos Humanos y Asuntos Urbanos. “A pesar de la cultura de las represalias dentro del Departamento de Policía de Prince George, los oficiales que presentan esta demanda son valientes al tomar una posición contra el racismo que infecta al Departamento. Están decididos a hacer que el departamento sea transparente, responsable y que responda a los oficiales de color y la comunidad."  

Los demandantes están representados por John Freedman, Peter Grossi Jr., Adam Pergament, Titalayo Rasaki, Matthew Lanahan y Matthew Horton representando a Arnold & Porter; Jonathan Smith y Dennis Corkery, representando al Comité de Abogados de Washington por los Derechos Humanos y Asuntos Urbanos; y Deborah Jeon representando a la ACLU de Maryland.

####
 

Stay informed

ACLU of Maryland is part of a network of affiliates

Learn more about ACLU National